Los otros cambiaformas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los otros cambiaformas

Mensaje  Gris el Jue Nov 24, 2011 3:14 pm

Los Garou llaman a todas las razas de Cambiaformas "No Garou" bajo el nombre de Fera, los cuales se consideran algunos extintos (como los Camazots, hombres murciélago de América del Sur), otros simplemente menguados desde la Guerra de la Rabia. Entre ellos se incluyen:

Ajaba: Hombres Hiena. Hace mucho tiempo, Gaia vio que ningún lobo se decidía a vivir en África, de modo que creó a los Ajaba para que fueran guerreros de la tierra. Estos hombres-hiena podrían cumplir la misma función que los Garou, pero eran más similares a los felinos, así que podrían trabajar con los Bastet. A pesar de todo, no funcionó. Los Garou, tras descubrir a los Ajaba (así como a los otros Fera), exterminaron a los otros cambiaformas sin ningún reparo. A mediados de la década de 1980, los Simba intentaron aniquilar por completo a las hienas. Los generalmente incomprendidos Ajaba, se consideran a menudo extintos o al borde de la extinción a causa de estas guerras, pero el pueblo hiena está bien vivo y coleando. Estos Fera sociales viven en grandes clanes; su sociedad es estrictamente matriarcal, de modo que las mujeres Ajaba son generalmente más agresivas y atrevidas que los hombres Ajaba. Sus cinco formas son similares a las de otros cambiaformas mamíferos: Homínido (humano), Anthros (casi humano), Crinos (hombre-hiena), Crocas (hiena huargo) y Hyaenid (hiena).

Ananasi: Hombres Araña. Su nombre deriva del dios embaucador del oeste africano, Anansi. Nietos de la Tejedora e hijos de Ananasa, esta raza de cambiaformas fue corrompida y coaccionada (mediante el encarcelamiento de su Reina, Ananasa) por el Wyrm para que le sirviese, durante un tiempo considerable. A pesar de que Ananasa fue liberada finalmente y muchos Ananasi renunciaron al Wyrm, la Tejedora no perdonó su falta de lealtad. Los Ananasi se diferencian de otras Razas Cambiantes en que no tienen Rabia, sino que usan sangre para activar muchos de sus dones. Los Ananasi son capaces de adquirir un número de características similares a las de las arañas, como múltiples ojos, múltiples miembros, veneno, telarañas, así como ciertas habilidades psíquicas. Además, son la única Raza Cambiante cuya forma animal no es un único animal, en su lugar tienen la forma "Crawlering", que es un enjambre de arañas. Sus otras dos formas son Lilian y Pithus, un hombre-araña y una araña gigante, respectivamente.

Apis: Hombres Búfalo (extintos). El último Apis conocido fue el Minotauro de Cnossos. Recibieron su nombre por el dios Apis de la mitología egipcia. El tótem de los Apis era el uro, o buey salvaje, que se parecía tanto a la res actual como los lobos se asemejan a los perros. Eran Fera diurnos a cargo del cultivo y la agricultura. También se les conocía como los "Casamenteros de Gaia", cuyo trabajo incluía el enseñar a los humanos a respetar la naturaleza. La desaparición de los uros no está relacionada con la de los Apis, que fueron conducidos a la extinción por los Garou durante las Guerras de la Rabia, muncho antes de que los uros comenzaran a menguar.

Bastet: Hombres Felino, llamados Bastet por la diosa egipcia Bast. Servidores de Gaia, su sociedad se divide en tribus, pero estas divisiones se deben únicamente a líneas hereditarias, y no están influidas por los auspicios. Solitarios por naturaleza, como norma no forman manadas. En las raras, y extremas, ocasiones en las que dos o más trabajan juntos, la individualidad de cada miembro se respeta dentro del grupo. Al ser muy reservados, muchos de los Bastet no son orgullosos guerreros, sino meros protectores de su territorio. Las Nueve Tribus de los Bastet se han reducido ahora a ocho, con una de sus tribus aparentemente extinta. Son:
Bagheera: Leopardos, esta tribu es sabia y de temperamento ecuánime. Protegen India y África.
Balam: Jaguares, esta tribu es salvajemente violenta. Protegen América Central y América del Sur.
Bubasti: Felinos Sagrados del Antiguo Egipto, esta tribu es la más reservada y la más poderosa mágicamente. Su parentela animal, una especie de felino llamada "kyphur", está aparentemente extinta. Cómo sobreviven sin su parentela animal es un secreto muy bien guardado.
Ceilican: Leones Blancos de las Hadas, se piensa generalmente que esta tribu está extinta. A pesar de todo, entre los Bastet, algunos creen, y rumorean, que todavía existen.
Khan: Tigres, esta tribu es la más poderosa físicamente. Protegen India y el este de Asia. Muchos Bastet prefieren pensar en los Khan como sus líderes, en vez de los Simba.
Khara: Felinos Dientes de Sable, esta tribu lleva extinta desde hace muchos siglos, si es que alguna vez llegó a existir en primer lugar. De acuerdo con la sabiduría Bastet, los Khara fueron los padres de toda la línea Bastet, pero esta no es una verdad comprobada.
Pumonca: Pumas, esta tribu es muy adaptable. Protegen América del Sur, y el suroeste de los Estados Unidos.
Qualmi: Linces, esta tribu tiene una fuerte comprensión de la magia práctica y los juegos de adivinanzas. Protegen el norte de Estados Unidos y Canadá.
Simba: Leones, esta tribu se considera a sí misma como la realeza de las Nueve Tribus. Protegen el suroeste de África. La mayoría de los Bastet moriría antes que reconocer a los Simba como sus reyes. A diferencia de otros Bastet, habitualmente trabajan juntos, en manadas.
Swara: Guepardos, esta tribu es la que más se inclina a la espiritualidad de los Bastet. Viven principalmente en África central. Están frecuentemente en guerra con los Simba.

Camazots: Hombres Murciélago (extintos). Muy poco se sabe de los Camazots, siendo una de las Razas Cambiantes que han sido exterminadas a lo largo de la historia de los cambiaformas de Gaia. Llamados la “Voz de la Luna”, eran hombres-murciélagos que cumplían la función de mensajeros, espías, y viajeros de la Umbra. En el Libro revisado de los Señores de la Sombra se revela la existencia de un grupo clandestino de Señores de la Sombra que operan en las afueras de México y el suroeste americano, que han adoptado el una vez vergonzante Murciélago como su tótem de manada. También se rumoreaba que estarían implicados en el retorno de los Camazots antes del Apocalipsis.

Corax: Hombres Cuervo. Los Corax están entre los menos poderosos físicamente dentro de las Razas Cambiantes. A pesar de esto, solventan su falta de fuerza bruta con experiencia, secretos, astucia y artimañas. Al contrario que muchos moradores del Mundo de Tinieblas, los Corax han demostrado una notable resistencia a las corrupciones del Wyrm, las maquinaciones de la Tejedora y la locura del Caos, y trabajan responsablemente para proteger a Gaia. No tienen tribus ni auspicios, aunque forman laxos grupos unidos por un propósito común. En Asia vive un grupo de Corax llamado Tengu.

Grondr: Hombres Jabalí (extintos). Entre las Razas Cambiantes, fueron señalados para ser los Reparadores de Gaia. Su función era desenterrar las impurezas de la tierra antes de que se convirtieran en problemas serios.

Gurahl: Hombres Oso, su obligación consiste en ser sanadores, tanto de la tierra corrupta o dañada como de las criaturas heridas, en cuerpo y en espíritu. Están ligados a Gaia hasta un punto no experimentado por ninguna de las otras Razas Cambiantes.

Kitsune (hengeyokai): Hombres Zorro. Los Kitsune son seres individualistas conducidos por una insaciable curiosidad. Mientras los Bastet atesoran antiguos secretos y los Corax recolectan secretos de una naturaleza mucho más moderna, los Kitsune sienten especial curiosidad por la magia en todas sus variadas formas. Su sociedad está dividida en cuatro caminos o escuelas de pensamiento, relacionadas con líneas elementales, que corresponden grosso modo con los auspicios de otras Razas Cambiantes en sus funciones. A diferencia de la mayoría de las divisiones elementales, los caminos de los Kitsune no se refieren a los clásicos cuatro elementos, sino a sus combinaciones. Son:
Doshi: El Camino del Relámpago (Aire y Fuego). Estos Kitsune se centran esencialmente en la magia y el mundo spiritual.
Eji: El Camino de la Lava (Tierra y Fuego). Estos Kitsune son guerreros y caballeros.
Gukutsushi: El Camino de la Niebla (Aire y Agua). Estos Kitsune son maestros de la illusion, la mente y los sueños.
Kataribe: El Camino de la Arcilla (Tierra y Agua). Estos Kitsune son cuentacuentos y guardians de las tradiciones.

Mokolé: Hombres Lagarto. Los Mokolé son, en principio, hombres-caimán, hombres-cocodrilo y hombres-varano, aunque la clasificación más amplia de hombres-lagarto quizá sea más apropiada. Son la segunda Raza Cambiante en antigüedad, y están dirigidos por una intensa memoria racial de sus ancestros, los Reyes Dinosaurios. Mediante la práctica de la Mnesis, los Mololé son capaces de conectar directamente con esta memoria ancestral, recordando sucesos que abarcan desde el pasado reciente hasta hace millones de años. Su memoria ancestral también es el origen de una intensa búsqueda onírica para alcanzar la madurez, que determina su “verdadera forma”. No hay niños Metis entre los Mokolé, ya que mueren antes de nacer, y se convierten en fantasmas malévolos conocidos como los Inocentes. La única línea Mokolé que no tiene problemas con los Niños Fantasma son los Gumagan. La razón de que no tengan conflictos con los Inocentes es que la madre cocina y se come al niño muerto, reabsorbiendo así su espíritu de vuelta a su interior.

Nagah: Hombres Serpiente (extintos en teoría), tienen su origen en India. La mayoría de las Razas Cambiantes piensan que están extintos, aunque los Mokolé y los Hengeyokai están al tanto de su existencia. Los Nagah sirven como los Jueces de Gaia, cumpliendo el papel de silenciosos y ocultos jueces y ejecutores de las Razas Cambiantes. Juzgan a los otros cambiaformas según los códigos que cada raza establece para sí misma. Cuando necesitan emplear la fuerza, golpean desde la oscuridad usando su sobrenaturalmente potente veneno neurotóxico (disponible en todas sus formas excepto en Balaram, y en la forma Balaram con el Don apropiado). Los Nagah nunca cazan solos, ya que de acuerdo con sus tradiciones, ellos fueron los responsables de la Guerra de la Rabia, cuando Vinata fue corrompido por el Wyrm.

Nuwisha: Hombres Coyote. De todas las Razas Cambiantes, los Nuwisha son los que tienen el vínculo más fuerte con la Umbra. Son embaucadores, alborotadores y bufones. Aunque una vez fueron leales a la Luna del mismo modo que los Garou, aparentemente perpetraron una broma contra ella tan reprobable que ella les dio la espalda por completo. Así, todos los Nuwisha representan el epítome del auspicio Ragabash, no teniendo nada de Rabia. Los Nuwisha no tienen Metis, aunque se desconoce si esto se debe a su genética o al hecho de que la naturaleza errabunda de los Nuwisha hace improbable que dos de ellos estén juntos suficiente tiempo como para producir un Metis. Su naturaleza bromista encuentra quizá su mejor ejemplo en el fragmento de su letanía más citado por los jugadores “BÚRLATE siempre del Wyrm”.

Ratkin: Hombres Rata. Los Ratkin fueron una vez los encargados de “pastorear” las masas urbanas de la humanidad, disminuyendo selectiva y silenciosamente su número al comerse sus cosechas y difundir enfermedades. Su papel les fue arrebatado durante el Impergium y las Guerras de la Rabia, un golpe del que nunca se han terminado de reponer. A pesar de todo, con el comienzo de la descontrolada expansión de las ciudades y la explosión demográfica, los Ratkin están otra vez medrando. Los más brutales y despiadados de los hijos de Gaia, los Ratkin son pragmáticos (un efecto secundario de vivir casi por completo en y bajo las ciudades); aunque han hecho las paces con los Garou, aún desconfían enormemente de ellos, y en general trabajan aislados del resto de cambiaformas.

Rokea: Hombres Tiburón. Los Rokea son los señores incontestables bajo las olas. Tienen muy poca Parentela entre los humanos, y viven mayoritariamente entre sus parientes bestiales (un reverso de la situación de los Hakken). Los Rokea Homínidos (aquellos nacidos de un Kudago –Parentela- y un Rokea) son escasos y aquellos que deciden “Surcar el No-Mar” son cazados sin piedad por su raza, lo que se ha convertido en un rito de iniciación de los Rokea nacidos de tiburón. Como resultado, la suya es la más simple y brutal de las sociedades de las Razas Cambiantes. Los Rokea lo ven todo en relación con el Mar, su equivalente a Gaia, que les ha ordenado únicamente sobrevivir, y han tenido poco o ningún contacto con el No Mar (la tierra emergida) hasta hace poco tiempo. Los Rokea no tienen edad, dejan de envejecer cuando atraviesan el primer cambio. Los Rokea tienen tres auspicios (aunque sólo los Homínidos emplean este término), basados en su compleja interpretación del ciclo solar y lunar en Sobre-el-Mar (el cielo). Apenas intervinieron en la Guerra de la Rabia, pero son extremadamente desconfiados con todo aquello relacionado con el No-Mar, de modo que tienen pobres relaciones con los Garou y la mayoría de los otros Fera (excepto algunos Mokolé).
avatar
Gris
alfa Uktena
alfa Uktena

Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 23/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.